​MÚSICA

Desde el principio del movimiento de la Viña, nuestro valor para una adoración íntima surgió de los corazones hambrientos de Dios.

Este hambre sigue siendo la esencia de la adoración en nuestro movimiento.